Metafísica sin costos - Rubén Ceño

Mi persona no cobra por impartir la Enseñanza Metafísica porque mi Maestra Conny Méndez así me lo enseñó y de esta manera lo he hecho a lo largo de 45 años, y sin que nunca haya faltado ni un centavo para hacer el trabajo que ha sido a nivel mundial con miles de personas más. Pero, además de haber heredado de Conny Méndez esta costumbre de no cobrar por la enseñanza, lo hago por razones propias, no me gusta hacerlo, además con el tiempo y la experiencia me he dado cuenta que los verdaderos discípulos y escuelas de la Jerarquía Espiritual de Shamballa no cobran ni un céntimo, todo se maneja por donaciones. El no cobrar es una de las más contundentes señales de que la enseñanza que se imparte es pura.

Aquellas cosas más vitales de la vida como la luz solar, el fuego, el aire, el agua, la tierra están sin costo alguno en la naturaleza porque si nos faltan nos moriríamos. La Metafísica, la espiritualidad es vital y tampoco se puede cobrar. Hay una magia cuando no se cobra por la enseñanza espiritual y es que todo fluye a borbotones, jamás falta nada y la energía de los miembros de la Hermandad Blanca se pone de manifiesto en todas las actividades. Cuando no se cobra por la enseñanza, por principio de correspondencia, todo lo que se pueda necesitar aparece también por donación y de la mejor calidad como lo puede ser el odontólogo, el optometrista, el médico, el hábitat, la ropa, la comida, la movilidad, todo aparece como por arte de magia.

Por supuesto, que hay quien cobra y nunca he criticado a los que lo hacen, sus razones tendrán, pero no son la mías, tampoco las que transmitió Conny Méndez, menos aun las que les transmito a los que les comunico esta enseñanza, ni las de los grandes Adeptos. Los grandes Maestros nunca cobraron por sus enseñanzas como Krishna, Gautama, Jesús, Blavatsky, Helena Roerich, Max Heindel o Alice Bailey. La Metafísica se sostiene por las donaciones amorosas a las que jamás se les pone un coto y la gente la ofrece libre y espontáneamente después de cada charla, depositándola en una bolsita o cajita destinada para eso.

Nunca en la Metafísica pedimos donaciones si no se ha dado una instrucción en vivo, donde se esté ocupando un salón, con los recursos que se han utilizado para dar la instrucción, para que no exista el más mínimo aprovechamiento personal de ninguna persona por esta donación, como puede suceder cuando se hace por medios virtuales. Jamás se debe proponer una donación sugerida, eso es “cobrar hipócritamente”.

No cobrar por comunicar la enseñanza espiritual obedece a razones ocultas, ya que en ese hecho entran en juego fuerzas cósmicas muy poderosas que acompañan al que conoce estas leyes, las cumple y las hace cumplir. Nunca pedimos donaciones por Internet con tarjetas de crédito, porque eso no se sabe a dónde va a parar. Por eso es muy importante que los que se dedican a instruir Metafísica se sepa a las claras, de manera muy contundente de que viven, sea por el sueldo de un trabajo, las rentas por propiedades o fortuna personal, para que jamás estafen a nadie en nombre de la Metafísica.

Cuando se da la Enseñanza que han sugerido los Maestros en sus instrucciones, el dinero fluye solo, todo aparece como por arte de magia. Si la provisión para comunicar la instrucción espiritual no fluye, como mana el agua y el aire, a la persona responsable en cuestión le cabe hacerse una revisión, seguramente sus móviles no son realmente puros, aunque no lo considere; puede que la enseñanza que emite no sea la que corresponde; es posible que tanga deudas y esto tranca de inmediato la provisión. Cuando la enseñanza que se imparte es el Dharma del momento, los móviles del que la comunica son puros de realmente despertar los Cristos de quienes no saben nada y no hacer competencia, dividir, o presumir, cuando se trabaja sin deberle a nadie ni un centavo y se tiene conciencia de prosperidad, la provisión fluye a borbotones como se precipita abundantemente el maná del cielo. No me lo crean, obsérvenlo en los verdaderos grupos de Metafísica, son más de 60 años desde que Conny Méndez comenzó con todo esto y nos hemos mantenido a lo largo de las décadas sin cobrar ni un centavo.

Por Rubén Cedeño

2016 © Asociación Metafísica de Madrid - Registrada en el Registro de Asociaciones con el Nº Reg. 35167