Get Adobe Flash player

Clases regulares

Meditaciones Diarias

Boletín de Noticias

Radio y TV Metafísica

 
    

 
 

Cuando en Metafísica nos referimos a “El Maestro” o “Los Maestros”, directamente y sin dilación aludimos exclusivamente a los “Maestros Ascendidos”, por lo tanto, al hacerse mención del “Maestro de alguien” es de un miembro de la “Jerarquía Espiritual de Shamballa”, no es ningún gurú de la india o de occidente, tampoco el director de una organización o grupo espiritual y mucho menos a un contacto mediumdímico contactado por medio de mensajes o canales. No todo el mundo califica para ser discípulo de un Maestro Ascendido de la Jerarquía Espiritual. Cuando en el libro “A los Pies de Maestro” se refiere a cada momento al “Maestro” es a un “Ser” de este calibre y que en el caso de Krishnamurti, el que escribió el libro, se refiere a su Maestro que es el Señor Koot Hoomi, actual “Instructor del Mundo”, “Director del Segundo Departamento de la Jerarquía Espiritual” y que el contactaba “persona a persona”, asunto que la mayoría de los estudiantes que leen  “A los Pies del Maestro” no pueden hacer, ni tienen razones justificadas para hacerlo y debido a ello requieren una explicación.

Los “Maestros Ascendidos” son muy pocos en realidad, en comparación con la cantidad de miles de estudiantes que en el mundo desean ser discípulos de “Ellos”, los quieren contactar y recibir “Sus”  lineamientos, y Ellos no pueden atender personalmente y esmeradamente tanta demanda. Este asunto los Maestros lo saben y lo tienen resuelto de una forma muy sabia. Algunos de los “Maestros Ascendidos”, aceptan tener “estudiantes directos”, y estos a su vez también tienen estudiantes y así sucesivamente, formando una perfecta pirámide y es lo que se conoce como “Línea Discipular”. Así “El Maestro” los observa a todos, les presta ayuda y bendice como si fueran sus discípulos, sin necesidad de tener contacto directo y personal con todos. Muchas veces el último eslabón asequible públicamente en el mundo de una “Línea Discipular” de uno de estos Maestros puede ser  un facilitador de Metafísica, el director de un grupo espiritual serio y responsable pero muchas veces con defectos humanos como cualquiera. Saber la autenticidad de este último eslabón de la cadena, siempre es un enigma, pero como dice Jesús: “Por sus frutos los conoceréis”.  Pero no es tan difícil identificarlo, generalmente es una persona in-egoísta y desinteresada, siempre está presta a perdonar y servir, posee cierta sabiduría práctica y cultura general, un amor incondicional para todos, es muy veraz, lo que la hace muy sincera y honesta, mística por excelencia, que jamás le niega lo que sabe a nadie, ni al peor de los seres humanos.

El libro “A los Pies del Maestro” forma parte de la “Colección Metafísica Infaltables”, asunto que quiere decir que a ningún estudiante de esta ciencia le debe faltar, debido a lo útil y necesario de sus enseñanzas. Cuando en él se hace alusión a “El Maestro” o “Tu Maestro” es un “Ser” de la “Jerarquía Espiritual” de uno de los Siete Rayos, pero que el estudiante lego no conoce y no está preparado para contactar. Pero sí está preparado para relacionarse, servir, adiestrarse y recibir los beneficios e instrucciones de ese “Maestro” o “Maestros” mediante alguien encarnado que no es su Maestro, pero que por medio de él, el Maestro lo puede  observar para ver si califica para en un futuro ser un “estudiante directo”. Este proceso puede tardar una o varias vidas, depende de la actitud del estudiante y la capacidad para superar exitosamente las pruebas que tenga que afrontar.

Todo esto es como la red magisterial del “Ministro de Educación” de cualquier país, que ningún estudiante de  kínder necesita conocer, ni siquiera saber del Ministro de Educación, pero los beneficios de sus gestiones las recibe por una cadena piramidal perfectamente elaborada. El “Ministro de Educación” tiene por debajo de él “Directores de Departamentos”, éstos a su vez, los “Directores de Zonas Educativas”, por debajo de ellos están los Directores de Instituciones y a su vez dentro de éstas están los maestros, que son lo que tienen contacto directo con el estudiantado. Cualquier acción del más insignificante estudiante es fácilmente detectable por el Ministro en caso que lo requiera, haciéndose valer de la maravillosa estructura educativa. De otra forma sería imposible. De la misma forma, un Maestro Ascendido puede tener bajo el beneficio de su aura al más lego de los estudiantes.

Todas las alusiones al “Maestro” en el libro “A los Pies de Maestro” connotan tanto al “Maestro Cabeza de la Línea Discipular” como el último eslabón de la cadena instruccional, que puede ser el facilitador físico que el estudiante conoce en el mundo de la formas. “Lo que le haces al menor de mis hermanos me lo haces a mi”.

Como en Metafísica no estamos en contra de los “Maestros Ascendidos” ni negamos su participación en el mundo de la formas ni en la vida de  nuestros estudiantes, sino todo lo contrario, trabajamos para ello, el libro “A los pies del Maestro” es el manual indispensable, claro, contundente y perfecto de cómo ser prolijos estudiantes espirituales y como prepararnos para algún día ser partes activas de una verdadera “Línea Discipular” de un Maestro de Shamballa y permitir que las bendiciones, Amor, Bondades y Servicio de los Maestros se puedan dispensar al género humano a través de nuestras humanidades.

por Rubén Cedeño